Pistoletazo de salida al Reto Trasatlántica 16: las cinco participantes visitan las oficinas de la Fundación AstraZeneca

¡Ya están aquí! ¡Ya llegaron! Marian Santiago, Yolanda Preciados, Patricia Alonso, Susana Laguarda y Carmen Peláez son las cinco protagonistas, cinco luchadoras que vencieron la batalla al cáncer, y que en sólo unos días se enfrentarán a otro desafío en sus vidas: participar en el Reto Pelayo Vida Trasatlántica, una travesía que les llevará a cruzar el Océano Atlántico en velero. Un proyecto que cumple su segunda edición, y al que se suma la Fundación AstraZeneca.

“Estas cinco fantásticas mujeres están aquí porque son un ejemplo a seguir, un ejemplo que invita a entender que después de superar un cáncer, la vida ofrece muchas cosas que hay que saber aprovechar”. Así presentó y dio la bienvenida el pasado lunes, 17 de octubre, Eduardo Recoder, presidente de AstraZeneca España, a las futuras tripulantes del Cannonball. 


Por su parte, Cecilia Taieb, directora general de la Fundación AstraZeneca,  explicó a los asistentes que en ningún momento dudaron en apoyar el proyecto. “No dudamos ni un segundo en embarcarnos en el Reto Trasatlántica para apoyar a estas cinco mujeres y demostrar que aunque se haya tenido una enfermedad como el cáncer, puedes seguir adelante con tu vida”.

El próximo 6 de noviembre, Marian, Yolanda, Patricia, Susana y Carmen, en compañía del deportista olímpico Diego Fructuoso, y demás miembros de la tripulación, zarparán desde el Puerto Deportivo de Valencia con dos objetivos claros: cruzar el Atlántico a bordo del Cannonball hasta llegar a Martinica, y demostrar a todos las personas que estén pasando por una enfermedad como el cáncer que se puede salir de ello, que la vida continúa y que pueden seguir alcanzando retos. 

Durante la presentación, las participantes contaron cómo vivieron su proceso de recuperación. En este contexto, Yolanda Preciados afirma que aprendió a “saborear la vida día a día, con plena conciencia, a establecer prioridades auténticas y  a vivir”. Mientras que para Susana Laguarda, el período de recuperación sirve para “aprender valorar cosas más pequeñitas, que antes no valorabas por ir demasiado deprisa en la vida”.  

Por su parte, Patricia Alonso confesó que se sentía muy ilusionada por pensar que “muchas mujeres que están pasando por lo mismo se puedan sentir identificadas con nosotras”. En esta misma línea, Marian Santiago manifestó que es maravilloso “el poder ayudar a las personas que han pasado lo mismo que yo, que sonrían, que vean que después de un cáncer también hay vida”. Finalmente, Carmen Peláez vio en el Reto Trasatlántica “la posibilidad de expresar un montón de ideas y sentimientos que estaban aflorando”. 

Como colofón final, la Fundación AstraZeneca les sorprendió con una visita al ‘túnel del viento’, actividad ante la que se mostraron dispuestas y participativas, y que, sin duda, protagonizó uno de los momentos más divertidos de toda la jornada. 

tags

  • Diario de Viaje