Diario de a bordo: día 1

Fotografía: Johnny Bonet 








DIA: 1

POSICION:

Latitud 38º 38’ N

Longitud 0º 11’

RUMBO: 198º

VELOCIDAD: 13 nudos

VIENTO: 12.5 nudos

FRASE DEL DÍA: “Tengo miedo al peso del timón y al frío” (Susana)


Comienza la aventura partiendo del puerto de Valencia donde nuestros familiares, amigos y personalidades de todo tipo se acercaron al muelle de la Marina Juan Carlos I a despedirnos. Abrazos, mensajes de apoyo y hasta lágrimas de emoción. Sin duda una gran forma de arrancar el reto Trasatlántica.

Como rito de iniciación o forma de celebrar este viaje lleno de positivismo y entusiasmo se ha llevado a cabo una suelta de globos rosas como símbolo de la lucha contra el cáncer, ese principal motivo que ha dado forma a esta experiencia.


Fotografía: Johnny Bonet 


Uno de los momentos más emotivos lo ha protagonizado la patrullera de la Guardia Civil, escoltando el Cannonball por proa mientras nos dirigíamos al Real Club Naútico de Valencia. Ha sido allí donde se ha dado el pistoletazo de salida al atravesar una boya de barlovento, mientras decenas de veleros han comenzado a virar hacia nuestro velero para dar así inicio a nuestra regata y viaje más valiente.

Una vez superadas esas emociones, nos hemos dirigido a aguas mediterráneas para poner rumbo a Málaga, primera escala antes de llegar a Tenerife, a donde llegaremos según nuestra previsión en un día y diez horas.



Como es normal, en el interior del barco aún reina el caos, hay muchas cosas que hacer como organizar la comida y bebida para afrontar las próximas semanas de esta experiencia de vida, el Reto Trasatlántica, pero en apenas hora y media todo queda solucionado para afrontar otras tareas pendientes.

El ambiente no puede estar más cargado de emoción e ilusión aunque es cierto que al ponerse el sol el frío se ha vuelto intenso, calando hasta los huesos. Además a las 21 horas empieza mi guardia hasta las 24 horas y mi principal temor es el peso del barco en el timón. Está muy duro y los brazos pueden llegar a doler de la presión que ejerce. El frío cada vez mayor así que toca abrigarse para hacer frente a estas tres horas.



Ha sido un día cargado de emociones y el colofón final a este arranque de experiencia lo pone una carta que nos entrega Eric, el ideólogo de este reto, escrita por nuestros familiares. Cuando miro el sobre allí está escrito “Carta 1”, lo que indica la continuidad de muchas más. Es sin duda un gran regalo poder tener, aunque sea en la distancia, esas palabras de apoyo de todos los que nos quieren. Hemos decidido leer las cinco nuestras cartas en voz alta y como era de esperar ha habido muchas lágrimas y emociones. Es sin duda un gran regalo y un chute de adrenalina para afrontar este reto. 

SUSANA LAGUARDA 

tags

  • Diario de Viaje