¡Reto conseguido!

Parece que fue ayer cuando nuestras cinco protagonistas aceptaban formar parte del Reto Trasatlántica, una aventura sólo apta para valientes y con la responsabilidad de llevar hasta Martinica un mensaje: “después del cáncer hay vida”.

Y así empezó una aventura que marcará su vida y que ha devuelto la ilusión a miles de personas que actualmente están pasando por la enfermedad.

Todo empezó el pasado 6 de noviembre partiendo del Puerto de Valencia entre aplausos y suelta de globos rosas. Y después, Málaga y Tenerife fueron testigos de la primera etapa. Sin embargo, el verdadero reto llegó con la travesía por el atlántico hacia la isla caribeña, con noches de tormentas sin fin, imprevistos y fuertes oleajes. 



Ha sido duro, sobre todo las largas noches de guardia y los días de tormenta, pero sin duda todas las chicas coinciden en que lo mejor de esta travesía ha sido conocerse, vivir esto juntas, aprender a navegar con expertos como Diego o Iago y, sobre todo, la satisfacción de que el fin del viaje supone un reto conseguido para luchar contra el cáncer.

Además, durante todo el reto han contado con el apoyo de la Fundación AstraZeneca, que ha estado al lado de las participantes motivándolas de distintas formas. Empezaron el viaje con una sesión de risoterapia, para conseguir reforzar así sus valores de superación, valentía y coraje. También las sorprendimos en alta mar con vídeos y cartas de sus familiares para que recibieran ese calor de sus seres queridos cuando más lo necesitaban e impulsando así mucho más sus ganas de luchar.

Y finalmente, después de emociones, cansancio y mucha ilusión ayer, 30 de noviembre, el Cannonball llegaba a Martinica cumpliendo su objetivo. La satisfacción entre la tripulación no podía ser mayor, muchos abrazos, selfies, sonrisas, llamadas a familiares y hora de disfrutar de todo lo que han anhelado estos días, un buen filete o una Coca Cola fresquita. ¡Os lo habéis ganado!



Pero este no ha sido todo el reto, y es que paralelamente a nuestras protagonistas sois muchos los que habéis querido hacer vuestro propio propósito personal y demostrar la cantidad de energía y vida que hay por delante. Así, gracias a la app WeFitter, habéis podido formar parte del reto y sumar km a través de vuestro ejercicio físico, para conseguir recorrer los mismos kilómetros que el Cannonball, ¡diecinueve veces!.

Habéis sido más de 1.000 personas participando en esta “cruzada virtual” del atlántico y sumando un total de 139.021 km. Todo ello significa, tal y como explica Cecilia Taieb, Directora General de la Fundación AstraZeneca, el gran apoyo que toda la sociedad brinda a las participantes y a los valientes que luchan contra el cáncer. 



Y como no podía ser menos, para agradecer este esfuerzo e implicación la Fundación AstraZeneca ha otorgado dos premios. Por un lado, ha premiado al empleado que más kilómetros ha sumado, nuestra compañera de oncología Laura Estebaranz a quien se le ha brindado la oportunidad de viajar a Martinica para recibir a nuestras cinco valientes. También se ha concedido un premio al ciudadano externo que más ha aportado, Juan Rodríguez Díaz, recibiendo un reloj deportivo para monitorizar la actividad física que realice.  

Sin duda, conseguir terminar con éxito esta aventura supone un reto personal para muchos y una nueva forma de demostrar que el cáncer nunca debe acabar con la esperanza, la ilusión y la valentía. ¡Gracias a todos los que habéis estado de una forma u otra compartiendo el Reto Trasatlántica 16! 

tags

  • Diario de Viaje