CERO excusas sobre el asma

Cero excusas
al deporte

¿Puedo hacer deporte? Naturalmente, además es muy recomendable. El ejercicio enseña y ayuda a vivir mejor con el asma. A través del ejercicio el paciente con asma realizará actividades físicas con las que obtendrá por sí mismo la confianza y entusiasmo necesario para tomar parte en actividades a las que está expuesto diariamente.

Cuando un paciente con asma decide hacer un deporte siempre se cuestiona cuál es el más idóneo. El mejor es aquel que le resulte más agradable. Existen grandes deportistas que son asmáticos, en ciclismo, en carreras de fondo, en futbol, en vela, en taekwondo, en judo, en baloncesto, etc.

Eso sí, siempre, antes de iniciarse en la actividad física debe consultarse con el especialista cual es la medicación idónea personal para evitar la crisis, valorar la condición física previa y estar en un periodo controlado de su asma.

Información extraída de SEPAR

 

Cero excusas
al viajar

Es normal sentir que la enfermedad te limita, pero no debe marcar el rumbo de tu vida. Poder hacer las cosas a tu manera en vez de dejar de hacerlas; prever qué circunstancias ambientales (polen, viajes, fiestas) pueden llevarte a periodos de inestabilidad o ataques, y en el caso de no poder evitarlos, tener al menos conciencia de sus potenciales efectos. 

Información extraída de GEMA para pacientes. Recomendaciones sobre ASMA.

 

Cero excusas a
familia y amigos

Un buen control del asma te permite hacer una vida normal en casa, en el trabajo y, por supuesto, también con tu familia y amigos. El asma no debe limitar tus posibilidades de llevar una vida normal. Además, hacer que el manejo del asma sea parte de tu rutina familiar también puede ayudarte a normalizar la experiencia y puede ser un medio útil para establecer buenas costumbres, tanto en el presente como en el futuro.

Por supuesto, si estás embarazada, ten en cuenta que tratar el asma durante el embarazo es imprescindible. El asma es una situación de preocupación en la mujer embarazada por las repercusiones que puede tener tanto para ella como para el feto, pero podemos asegurar que tener asma no significa tener un embarazo complicado. Con el control adecuado y el cuidado médico apropiado durante el embarazo, los riesgos maternos y fetales pueden ser minimizados.

Información extraída de SEPAR.

Cero excusas
al sueño

Si roncas mucho mientras duermes, si te levantas con dolor de cabeza o si sientes somnolencias durante el día puede que sufras la apnea del sueño. La apnea del sueño es un trastorno que ocasiona períodos durante los cuales se deja de respirar mientras se duerme. Estas pausas en la respiración generalmente duran diez segundos o más y suelen ocurrir con mayor frecuencia en las personas que sufren asma.

El primer paso para ponerle solución es asegurarte de que tienes el asma bajo el control adecuado. Visita tu médico, él te indicará cuándo tienes que utilizar tu medicación y qué preguntas debes hacerte acerca de tu enfermedad si sigues experimentado dificultades para respirar mientras duermes. 

Información extraída de American Thoracic Society, Serie de información al paciente, Trastornos del sueño asociados al asma y la EPOC.