Te lo digo de corazón, la prevención funciona




Factores de riesgo: cuáles son y cómo combatirlos

Un factor de riesgo cardiovascular es una característica biológica o una conducta inadecuada que aumenta la probabilidad de padecer o fallecer por una enfermedad cardiovascular en aquellas personas que presentan esta característica o conducta1.

Pero debes saber que el no presentar factores de riesgo no excluye la posibilidad de desarrollar un SCA, y la presencia de ellos tampoco garantiza su aparición1.

Eliminar o modificar los factores de riesgo2 reduce en más de un 50% el riesgo de  mortalidad cardiovascular. Por eso, es muy importante que conozcas cuáles son para poder combatirlos y controlarlos.

Los factores de riesgo cardiovascular suelen dividirse en los dos grupos que figuran a continuación1, 2 

¿Sabías que 1 de cada 6 pacientes con SCA muere durante el primer año después de sufrir un primer evento?


Presión arterial

La presión arterial es necesaria para mover la sangre a través del cuerpo. La tensión arterial varía de latido a latido y a lo largo del día, cuando se hace ejercicio o descansa y con el estrés y las emociones. 

Sin embargo, la presión arterial elevada o la hipertensión puede intensificar el daño coronario, propicia la acumulación de colesterol en las arterias (ateroesclerosis) y puede incrementar los fenómenos de trombosis (puede producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión puede provocar la dilatación de la aorta (aneurisma) o rotura6.

Puedes reducir las cifras de presión arterial perdiendo peso, realizando ejercicio físico de forma regular, comiendo de forma saludable y/o tomando de manera disciplinar los medicamentos que te prescriba tu médico.


La presión arterial elevada, aunque sea ligera, aumenta el riesgo de presentar complicaciones coronarias




Consejos para controlar tu presión arterial

Además de cuidar tu peso es importante acompañar cualquier dieta con ejercicio físico regular.

Disminuye o elimina el consumo de sal en tu dieta.

Toma los medicamentos para la hipertensión como te indique tu médico y recuerda preguntarle cualquier duda que tengas al respecto.

Recuerda que los niveles de tensión arterial diastólica (la cifra baja) debe ser menor a 90 mmHg y que en el caso de la tensión arterial sistólica (la cifra alta): menos de 140 mmHg.

 


Los lípidos

Por ello, si tienes los niveles de lípidos aumentados en sangre, debes regularlos realizando ejercicio físico de forma regular, comiendo de forma saludable y/o tomando los medicamentos que te prescriba tu médico.

El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano necesaria para el normal funcionamiento del organismo. Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, una parte se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento originando la aterosclerosis11

Existen, entre otras, dos lipoproteínas principales:

• De baja densidad (LDL) o colesterol “malo”: se encargan de transportar nuevo colesterol desde el hígado a todas las células de nuestro organismo.

• De alta densidad (HDL) o colesterol “bueno”: recogen el colesterol no utilizado y lo devuelve al hígado para su almacenamiento o excreción al exterior a través de la bilis.

Los triglicéridos son el tipo más común de grasa en el cuerpo. Se producen en el cuerpo y en los alimentos. A menudo se encuentran altos niveles de triglicéridos en sangre en personas que tienen altos niveles de colesterol, problemas cardíacos, sobrepeso o diabetes11.


¿Sabías que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas que presentan cifras de 20011?



Niveles ideales para el control del riesgo cardiovascular:

Colesterol total: menos de 200 mg/dl

Triglicéridos: menos de 150 mg/dl

Colesterol LDL: variable, en función de factores de riesgo e historia clínica del paciente: en general menos de 70 mg/dl

Colesterol HDL: en mujeres igual o mayor a 50mg/dl y en hombres: igual o mayor a 40 mg/dl


El estrés

El estrés tiene un efecto perjudicial sobre la evolución de la enfermedad coronaria, ya que puede producir alteraciones indebidas de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial y del ritmo de corazón6

Puede ser incluso el desencadenante de una angina de pecho o de un infarto de miocardio6

El estrés obliga al corazón a trabajar más intensamente. Las coronarias, que nutren al músculo cardíaco, requieren mayor aporte energético. Además, la sangre se espesa y las arterias se vuelven menos reactivas o elásticas; se acumulan así sustancias nocivas en su pared, de forma que la sangre circula con mayor dificultad. A su vez, la fibrinolisis, que es el mecanismo defensivo que destruye los trombos, pierde efectividad. Por tanto, nuestro sistema cardiovascular se hace vulnerable ante cualquier obstrucción y/o trombosis aguda o crónica de la placa  aterosclerótica16.


¡Cuidado! El estrés tiene un efecto perjudicial sobre la evolución de la enfermedad coronaria




Reduce la tensión, ansiedad o estrés siguiendo estos consejos:

Tómate la vida con calma, prioriza y mejora tu gestión del tiempo.

Evita costumbres y alimentos que produzcan ansiedad o tensión emocional.

Sé algo menos competitivo.

Aprende ejercicios de relajación y de respiración controlada, y haz uso de ellos en momentos de alta tensión.



La diabetes

La Diabetes se produce cuando la cantidad de glucosa (azúcar) presente en la sangre (glucemia) es demasiado alta porque el cuerpo no produce suficiente insulina (hormona que controla el grado de glucemia) (Diabetes mellitus tipo I), o la produce pero no puede utilizarla adecuadamente (diabetes mellitus tipo II)8.

• La Diabetes mellitus de tipo I suele aparecer bruscamente y es frecuente que se diagnostique antes de los 35 años, aunque puede presentarse a cualquier edad. 

• La Diabetes mellitus de tipo II suele diagnosticarse por encima de los 40 años, aunque existen casos infrecuentes en jóvenes incluso en niños8

Reduce los niveles de glucosa en la sangre perdiendo peso, realizando ejercicio físico de forma regular, comiendo de forma saludable y tomando los medicamentos que te prescriba tu médico.



Consejos para el control de la glucemia:

Realiza ejercicio físico de forma regular y, según las recomendaciones de tu médico, pierde peso.

Controla tu nivel de glucemia en ayunas con regularidad y apunta los niveles en un diario.

Acostúmbrate a mirar en las etiquetas de los alimentos la cantidad de carbohidratos que llevan, esto te ayudará a llevar un mejor control y a evitar complicaciones.

Acude al médico para controlar la hemoglobina glicosilada, siguiendo su criterio.

Toma cualquier medicación tal y como te indique tu médico.

Pregúntale a tu médico qué hacer en el caso de que la glucosa esté muy alta o muy baja.


¿Sabías que la diabetes es un factor de riesgo de enfermedades cardíacas y, si no se controla adecuadamente, también aumenta el riesgo de dañar los vasos sanguíneos de todo el cuerpo?



El tabaquismo

El tabaquismo es causa de numerosas enfermedades y del 50% de todas las muertes evitables de fumadores, la mitad de ellas son por enfermedad cardiovascular3. El tabaquismo pasivo es igualmente perjudicial4.

El tabaco disminuye el diámetro de los vasos sanguíneos, aumenta la presión arterial y favorece la formación de coágulos en las arterias. Al fumar, la sangre transporta monóxido de carbono en vez de oxígeno, lo que hace más difícil que el corazón consiga suficiente oxígeno3

Dejar de fumar te reportará beneficios inmediatos para tu salud: se ralentiza el deterioro de la función pulmonar, se disminuye la predisposición a contraer infecciones, se recupera el sentido del gusto y el olfato, se reduce la tasa de reinfarto y de muerte súbita, y se mejora el envejecimiento prematuro5.

Desde el primer día se disminuye el riesgo de forma progresiva6. Los pacientes con enfermedad coronaria que dejan de fumar tienen menos recaídas y viven más años que los que continúan fumando7


Los fumadores tienen 3 veces más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular que el resto de la población




Consejos para dejar de fumar:

Haz una lista de motivos por los que crees que merece la pena dejarlo.

Fija una fecha, es importante dejar de fumar completamente y no pensar en un "poco a poco".

Cuenta los cigarros que fumas por inercia a lo largo del día.

Elimina ceniceros y encendedores de tu alrededor.

Se positivo/a e intenta encontrar apoyo en tu familia y amigos.

Una vez lo hayas dejado, evita situaciones en las que solías fumar o dónde puedas sentir presión para hacerlo.

Busca consejo y apoyo en tu médico: existen grupos de apoyo y tratamientos sustitutivos de la nicotina (chicles, espray, parches, etc.).

Realiza ejercicio físico.


El peso corporal

El sobrepeso se suele acompañar de hipertensión, aumento de colesterol y diabetes7. Por ello, si tienes sobrepeso, debes perder peso realizando ejercicio físico de forma regular y comiendo de forma saludable.

No obstante, debes saber que el riesgo de la obesidad depende en gran medida de la localización de la grasa. Los pacientes que tienen aumento de la grasa abdominal presentan un incremento importante del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. 

Para averiguarlo, mide el perímetro de tu cintura 2,5 centímetros por encima de su ombligo. Existe obesidad abdominal si el perímetro obtenido es: mayor de 102 cm en varones, y mayor de 88 cm en mujeres.

Una buena forma de determinar si tu peso es saludable para su estatura es calcular tu índice de masa corporal (IMC). El IMC calcula el peso ideal para una persona en base a su estatura10.

Te ayudamos a calcular tu IMC: marca el cuadrado donde se unen tu estatura y tu peso. El color del cuadrado te dirá si tu peso es saludable o si tienes sobrepeso u obesidad.


¿Sabías que la obesidad favorece el mal control de otros factores de riesgo cardiovascular?



Según tu necesidad de perder peso y de incorporar a tu vida el ejercicio físico podrás cumplir estas metas:

Sigue una dieta sana y equilibrada.

Hacer actividades físicas de forma regular: un total de 30 minutos diarios moderados, al menos 5 días a la semana.

Conseguir un IMC adecuado para tu altura.

Medidas del perímetro de la cintura: menos de 94 cm en hombres y menos de 80 cm en mujeres.




El sedentarismo

Una persona que lleva una vida sedentaria es aquella que no realiza ejercicio físico. La persona sedentaria tiende a tener sobrepeso u obesidad, suele fumar y es habitual que tenga una alimentación desequilibrada12

La falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca e incluso se ha establecido una relación directa entre sedentarismo y la mortalidad cardiovascular. Una persona sedentaria con falta de ejercicio tiene más riesgo de sufrir arterioesclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias13

Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud14.

El sedentarismo sólo se combate con actividad física. Por ello, si crees que tienes una vida sedentaria, debes realizar ejercicio físico de forma regular y comer de forma saludable.

Empieza tu rutina de ejercicio físico de forma gradual y progresiva, eligiendo la actividad que más se adapte a tu condición física: caminar, bailar, correr, actividades al aire libre15.

La actividad física es fundamental en la rehabilitación de los pacientes con cualquier tipo de cardiopatía




Controla tu sedentarismo

Todo paciente debe de emprender ejercicio físico bajo indicación médica y de manera gradual.

El médico valorará la situación de cada paciente y determinará el nivel de esfuerzo y progresión éste deberá de aplicar.

Elige el tipo de actividad que más se adapte a tu condición física.





Referencias

1. SEAPA. Sociedad de Enfermería Familiar y Comunitaria de Asturias. 2012. Rehabilitación cardiaca en Atención Primaria. Disponible en: http://seapaonline.org/UserFiles/File/Ayuda%20en%20consulta/REHABILITACI%C3%93N%20CARDIACA%20en%20Atenci%C3%B3n%20Primaria.pdf. Acceso: 12/16.

2. Decálogo para un corazón saludable. Disponible en: http://cardiologia.publicacionmedica.com/contenido/images/decalogo_corazon_saludable%281%29.pdf. Acceso: 12/16.

3. Tabaquismo. Disponible en: http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/fumar-tabaco-tabaquismo.html. Acceso: 12/16.

4. Decálogo para un corazón saludable. Disponible en: http://cardiologia.publicacionmedica.com/noticia/decalogo-de-recomendaciones-para-la-prevencion-del-sindrome-coronario-agudo. Acceso: 12/16.

5. Sociedad Española de Cardiología. Dejar de fumar. Disponible en: http://secardiologia.es/images/stories/file/consejos-para-dejar-de-fumar.pdf. Acceso: 12/16.

6. Mantenga el Síndrome Coronario Agudo bajo control. Disponible en: http://www.icsebre.cat/webg/uploads/info_util_per_als_ciutadans/Sindrome_coronario_agudo_bajo_control.pdf. Acceso: 12/16.

7. Síndrome Coronario Agudo. Disponible en: https://www.nosconectalasalud.com/sites/default/files/pdf/Factores_de_riesgo_tras_sufrir_un_SCA%20.pdf. Acceso: 12/16.

8. Diabetes y riesgo cardiovascular. Disponible en: http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/diabetes.html. Acceso: 12/16.

9. Obesidad. Fundación Española del Corazón. Disponible en: http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/obesidad-abdominal.html. Acceso:12/16.

10. Centers for Disease Control and Prevention. CDC. El índice de masa corporal para adulto. Disponible en: http://www.cdc.gov/healthyweight/spanish/assessing/bmi/adult_bmi/. Acceso: 12/16.

11. Colesterol y riesgo cardiovascular. Fundación Española del Corazón. Disponible en: http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html. Acceso:12/16.

12. Falta de ejercicio. Sedentarismo. Disponible en: http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/falta-ejercicio-sedentarismo.html. Acceso:12/16.

13. Enfermedades cardiovasculares. Fundación del corazón. Disponible en: http://www.fundaciondelcorazon.com/riesgo-enfermedades-cardiovasculares.html. Acceso:12/16.

14. Organización Mundial de la Salud (OMS). Inactividad física: un problema de salud pública mundial. Disponible en: http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_inactivity/es/. Acceso:12/16.

15. Fundación Española del Corazón. Ejercicios para enfermos cardiacos. Disponible en: http://www.fundaciondelcorazon.com/ejercicio/para-enfermos.html. Acceso:12/16.

16. Fernández Alonso C. El estrés en las enfermedades cardiovasculares. Disponible en: http://www.fbbva.es/TLFU/microsites/salud_cardio/mult/fbbva_libroCorazon_cap66.pdf. Acceso:12/16.