Más de mil personas recorren diecinueve veces la distancia entre España y Martinica con la Fundación AstraZeneca

Las participantes del Reto Pelayo Vida Trasatlántica han llegado a Martinica tras haber logrado su meta: atravesar el Atlántico en un velero tripulado por ellas mismas y demostrar así que después del cáncer hay mucha vida. Para apoyarlas en la aventura, la Fundación AstraZeneca lanzó el reto en la app WeFitter con el objetivo de implicar a toda la sociedad en el desafío a través del ejercicio físico y, entre todos, lograr recorrer los mismos kilómetros que las participantes.

La respuesta ha superado las expectativas ya que 1.093 personas se han sumado a la iniciativa y han cruzado el Atlántico virtualmente. Mediante la aplicación, los participantes, entre los que se encontraban los empleados de AstraZeneca, han monitorizado su actividad física y han sumado un total de 139.021 km, cifra que equivale a cruzar el Atlántico diecinueve veces. El resultado conseguido triplica el objetivo inicial de alcanzar los 34.820 km.

Para Cecilia Taieb, Directora General de la Fundación AstraZeneca, “el reto ha tenido una gran acogida y es una muestra más del apoyo que toda la sociedad brindamos a las participantes y a los valientes que luchan contra el cáncer. Entre todos hemos querido transmitir la superación y las ganas de comerse el mundo de Marian, Susana, Patricia, Yolanda y Carmen a las personas que actualmente hacen frente a la enfermedad y que son vitales para ganar la batalla.”

Para reconocer el esfuerzo realizado, la Fundación AstraZeneca ha otorgado dos premios. Por un lado, ha premiado al empleado que más kilómetros ha sumado. Laura Estebaranz ha sido la ganadora interna y ha tenido la oportunidad de viajar a Martinica donde ha recibido a las cinco mujeres en su llegada a la meta. Por otro lado, el ganador externo recibirá un reloj deportivo para monitorizar la actividad física que realice.   

Reforzando valores

Durante el reto, la Fundación AstraZeneca ha estado al lado de las participantes motivándolas con distintas iniciativas. Entre ellas destaca la sesión de risoterapia en la que reforzaron valores como la superación, la valentía o el coraje, o los videos de familiares que recibieron en alta mar y que supusieron una motivación para llegar hasta Martinica.

Con este tipo de proyectos la Fundación AstraZeneca da un paso hacia delante reforzando su compromiso con los pacientes y su entorno al entender mejor sus necesidades y continuar trabajando para hacerlas realidad. 

tags

  • Fundación