Profesionales sanitarios analizan la importancia de la evaluación económica en su día a día para mejorar los resultados en salud

PUBLISHED

07/10/2019

  • Ayudar a los profesionales sanitarios en la mejora de toma de decisiones y obtener mejores resultados en salud son los principales objetivos de la iniciativa
  • Entre otros temas, los asistentes han podido debatir sobre el valor que pueden aportar los cambios tecnológicos en el ámbito de la salud o la perspectiva social en la evaluación de la eficiencia de medicamentos

Madrid, 3 de octubre de 2019 – El Hospital Clínico San Carlos de Madrid y el Complejo Hospitalario de Toledo celebraron ayer, con el apoyo de la biofarmacéutica AstraZeneca y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), la II Jornada de Evaluación Económica de Medicamentos y Tecnologías Sanitarias en el hospital madrileño. La iniciativa tiene como objetivo resaltar la importancia de este proceso en el día a día de los profesionales sanitarios, con el fin de ayudarles en la mejora de toma de decisiones y, por tanto, obtener mejores resultados en salud.

El Auditorio del Hospital Clínico San Carlos reunió ayer a un amplio número de profesionales sanitarios de todos los niveles de gestión, así como a representantes de distintos centros universitarios. Esta segunda edición se ha centrado en temas como los criterios que hay que tener en cuenta para asegurar valor en la incorporación de nuevas tecnologías sanitarias, la perspectiva social en la evaluación de la eficiencia de medicamentos y otras tecnologías sanitarias o el análisis de los modelos de financiación, que se han tratado en tres mesas redondas.

El acto, que ha sido inaugurado por los gerentes y los directores médicos del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y del Complejo Hospitalario Universitario, así como por el director de Relaciones Institucionales y Acceso al Mercado de AstraZeneca, Luis Cordero, ha contado también con la valoración de los representantes de los servicios de Farmacia de ambos centros hospitalarios, José Manuel Martínez y Ana Rosa Rubio.

“Analizar las distintas utilidades que la evaluación económica tiene, no solo sobre la gestión clínica o de la toma de decisiones, sino a nivel gerencial o servicios de salud. Iniciativas como estas jornadas nos demuestran que todos los agentes involucrados en la salud de las personas tenemos el compromiso de maximizar el beneficio a los pacientes, que es la razón última de todo nuestro trabajo”, afirma Luis Cordero.

Por su parte, José Manuel Martínez Sesmero, jefe del Servicio de Farmacia del Hospital Clínico San Carlos, añade que “la evaluación económica de medicamentos es una herramienta cada vez más utilizada en la identificación de prioridades relacionadas con la financiación pública de la innovación que recala en el sector, así como en la reevaluación constante de la práctica habitual en los sistemas de salud. Como hemos visto, los cambios tecnológicos en la prevención, diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, así como en otros aspectos, pueden aportar mejoras adicionales en el estado de salud”.

El doctor Juan Antonio Blas Quílez, director gerente del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, señaló que “el hecho de celebrar esta segunda reunión demuestra la importancia de la evaluación para

la toma de nuestras decisiones porque gestionamos dinero público con el que garantizar la equidad de la asistencia”.

La Dra Rubio, por su parte, destaca “la importancia de la incorporación de la Evaluación Económica de medicamentos y tecnologías sanitarias de manera sistemática, especialmente en el contexto actual de medicina personalizada, sin perder de vista aspectos tan relevantes como el coste de oportunidad, el retorno social de la inversión y, cómo no, la incorporación de la participación de los agentes sociales en este modelo de gestión sanitaria basada en valor”.

Finalmente, José Soto, miembro de la Junta Directiva de SEDISA y director gerente del Hospital Clínico San Carlos, apuntó que “el análisis económico de nuevos medicamentos y tecnologías sanitarias nos va a permitir evaluar cuáles son aquellas alternativas terapéuticas más eficientes, ya que esta herramienta facilita relacionar el coste de las mismas con los resultados clínicos obtenidos. Por eso es importante fomentar el conocimiento de técnicas, métodos y modelos empleados en el campo de la evaluación económica entre los profesionales sanitarios”.