AstraZeneca pone en marcha ‘El idioma del corazón’ para dar visibilidad a la insuficiencia cardiaca, una enfermedad prevalente pero muy desconocida

  • La nueva plataforma online, que cuenta con la colaboración de la World Heart Federation y de la Fundación Española del Corazón (FEC), aporta información útil y contrastada sobre una patología que afecta a 64 millones de personas en el mundo3 y cerca de 720.000 personas en España17,18
  • Para acercar esta iniciativa a la población general y a los pacientes, AstraZeneca ha creado un cómic, diseñado por la ilustradora Pedrita Parker, que recorre el ‘viaje de un paciente’ desde la aparición de los primeros síntomas hasta la toma de control de la enfermedad
  • Las predicciones médicas apuntan que, salvo que se tomen medidas, la prevalencia de la enfermedad irá en aumento y uno de cada cinco adultos de 40 años o más desarrollará insuficiencia cardiaca en algún momento de su vida4
  • Las personas con insuficiencia cardiaca son especialmente vulnerables ante la COVID-19 por lo que es importante que mantengan sus consultas médicas, más aún si experimentan cambios en la sintomatología16

La insuficiencia cardiaca es una afección que se caracteriza por que el corazón no es capaz de bombear sangre por el cuerpo con la eficacia necesaria1. Esta enfermedad, pese a sus implicaciones sobre la salud e importante prevalencia, se estima que afecta a entre el 1% y el 2% de la población adulta en España2, sigue siendo una patología mucho más desconocida que otras enfermedades cardiovasculares como el infarto o la arritmia. Para tratar de sensibilizar a la población general sobre la importancia de escuchar los síntomas, solicitar ayuda médica y acelerar el diagnóstico y tratamiento, la compañía AstraZeneca ha puesto en marcha la campaña ‘El Idioma del Corazón’, una iniciativa que se apoya en una plataforma online, que cuenta con la colaboración de la la World Heart Federation y de la Fundación Española del Corazón (FEC) y que aporta información útil y accesible sobre esta enfermedad tan poco conocida.

La puesta de largo de ‘El Idioma del Corazón’ coincide con la conmemoración este domingo del Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular. La nueva plataforma online elidiomadelcorazon.es se encuentra ya operativa y cuenta también con un canal en Facebook. Para acercar esta iniciativa a la población general y a los pacientes que sufren insuficiencia cardiaca y a sus familias, AstraZeneca ha difundido al mismo tiempo un cómic, diseñado por la ilustradora Pedrita Parker, que recorrerá el ‘viaje de un paciente’ desde la aparición de los primeros síntomas hasta la toma de control de la enfermedad.

La Dra. Ana Pérez, directora médica y de asuntos regulatorios de AstraZeneca, destaca que esta nueva iniciativa encaja a la perfección con uno de los principios fundamentales de la compañía: “la necesidad de poner al paciente en el centro de nuestras acciones. En este caso, lo hacemos brindándoles información y herramientas de calidad que están revisados por la FEC. Gracias a ‘El Idioma del Corazón’ podemos ayudar a cambiar las expectativas de vida de miles de personas afectadas por la insuficiencia cardiaca en nuestro país”. En paralelo, la directora médica de AstraZeneca subraya que “la compañía continúa apostando por la investigación y la innovación para buscar nuevas formas de prevenir la insuficiencia cardiaca, reducir los ingresos hospitalarios y mejorar los resultados para quienes ya han sido diagnosticados”.

Por su parte, la Dra. Marta Farrero, secretaria general de la FEC, recuerda que: “La insuficiencia cardiaca es la afectación cardiaca más frecuente, y se prevé que su prevalencia siga aumentando de forma muy significativa en los próximos años. La prevención es la mejor estrategia: el control de los factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes y el buen tratamiento de otras enfermedades del corazón como el infarto. Es importante identificar los síntomas más frecuentes, como el ahogo al caminar o al acostarse y la hinchazón de piernas o ganancia rápida de peso. Hay muchos avances en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, con fármacos y dispositivos muy eficaces. Los hábitos saludables son también una pieza clave: el ejercicio regular y la ingesta baja en sal mejorarán sus síntomas”.

El sitio web de referencia en insuficiencia cardiaca

Quienes naveguen por ‘El Idioma del Corazón’ encontrarán información de primer nivel sobre los síntomas de la enfermedad, sus causas y factores de riesgo, las pautas de prevención, el diagnóstico y manejo de la patología, su prevalencia y carga económica, la vida con la enfermedad y la posibilidad de cambiar el futuro de la insuficiencia cardiaca. De hecho, esta nueva plataforma online aspira a convertirse en el sitio web de referencia para dar visibilidad a la insuficiencia cardiaca.

Algunos datos que se incluyen en ‘El Idioma del Corazón’ son tan desconocidos como reveladores. Así, 64 millones de personas en todo el mundo3 y cerca de 720.000 personas en España padecen insuficiencia cardiaca2. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad y origen, aunque la mayoría de los pacientes superan los 65 años1 y las estimaciones médicas apuntan que el número de pacientes irá en aumento, hasta el punto de que uno de cada cinco adultos de 40 años o más desarrollará insuficiencia cardiaca en algún momento de su vida4.

La enfermedad sigue siendo hoy y, pese a los avances de los últimos años, tan mortal como algunos de los tipos de cáncer más comunes tanto en hombres (cáncer de próstata y vejiga) como en mujeres (cáncer de mama)5 y es además la principal causa de hospitalizaciones en personas mayores de 65 años6. De ahí la importancia de la concienciación, que podría ayudar a reducir los ingresos hospitalarios de las personas que viven con insuficiencia cardiaca y a rebajar también la carga económica de la enfermedad que, según el estudio Costes y utilización de atención médica en pacientes con insuficiencia cardíaca en España7, se eleva en España por encima de los 15.300 euros durante un periodo de cinco años.

Cómo mejorar el pronóstico

El pronóstico de las personas que viven con insuficiencia cardiaca puede variar de un caso a otro, por lo que el manejo proactivo de la afección resulta de gran importancia y puede ayudar a disminuir su gravedad. Para conseguirlo, es importante conocer los síntomas y factores de riesgo. Los síntomas de la insuficiencia cardiaca pueden ser difíciles de detectar ya que podrían confundirse con otras patologías o directamente con el envejecimiento o la falta de forma física. Una encuesta reciente encargada por AstraZeneca demostró que pocas personas pueden identificar los síntomas más comunes de insuficiencia cardiaca8. Los más frecuentes son: dificultad para respirar, cansancio o fatiga sin causa aparente e hinchazón en los tobillos, piernas o abdomen9,10. Otros síntomas menos comunes son: frecuencia cardiaca rápida o irregular, falta de apetito y náuseas, tos o sibilancias persistentes y dificultad para concentrarse o confusión.9,10

Además, comprender e identificar las causas exactas de la insuficiencia cardiaca no siempre es sencillo. De hecho, la encuesta encargada por AstraZeneca reveló que el público en general desconoce en gran medida las principales causas de la insuficiencia cardiaca y dos de cada tres personas no reconocen la diabetes, la hipertensión arterial y la enfermedad coronaria como los principales factores de riesgo8. Existen, sin embargo, algunas señales de alerta que nos pueden hacer sospechar como tener más de 60 años, sufrir alguna enfermedad cardiovascular previa, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial, la diabetes, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la enfermedad renal crónica (ERC), la apnea del sueño, el consumo de alcohol y/o tabaco, y el sedentarismo y/o la obesidad.11,12,13 Practicar ejercicio físico, seguir una dieta equilibrada, evitar el consumo de alcohol y tabaco y controlar la presión arterial de forma regular pueden ayudar a reducir riesgos, más aún, si existen antecedentes familiares en la familia.

Si aparecen los síntomas descritos, es importante visitar al médico. El diagnóstico de la insuficiencia cardiaca es el primer paso para tomar las riendas de la enfermedad. La insuficiencia cardiaca es una afección crónica para la que, de momento, no existe cura, pero establecer un buen abordaje de la enfermedad puede mantener los síntomas bajo control y proporcionar un alto nivel de vida durante muchos años.14,15

‘Contexto COVID-19’

Las personas con insuficiencia cardiaca, diabetes y otras patologías crónicas son especialmente vulnerables ante la COVID-1916. Quienes sufren estas enfermedades pueden mostrarse más inseguros con el manejo de su enfermedad ante sistemas de salud muy tensionados por la pandemia. Es importante, sin embargo, que mantengan el contacto con su médico y acudan a consulta, más aún si hay cambios en sus síntomas.

Referencias:

1. NHS. Heart Failure. Available from: https://www.nhs.uk/conditions/heart-failure/

2. Revista Española de Cardiología. Guía ESC 2016 sobre el diagnóstico y tratamiento de la insuficiencia cardiaca aguda y crónica. Disponible en: https://www.revespcardiol.org/es-guia-esc-2016-sobre-el-articulo-S0300893216305541

3. GBD 2016 Disease and Injury Incidence and Prevalence Collaborators. Global, regional, and national incidence, prevalence, and years lived with disability for 328 diseases and injuries for 195 countries, 1990–2016: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2016. The Lancet 390 (10100): 1211-1259.

4. Lloyd-Jones DM, Larson MG, Leip EP, et al. Lifetime risk for developing congestive heart failure: the Framingham Heart Study. Circulation. 2002;106(24):3068-3072.

5. Mamas MA, Sperrin M, Watson MC, et al. Do patients have worse outcomes in heart failure than in cancer? A primary care-based cohort study with 10-year follow-up in Scotland. Eur J Heart Fail. 2017;19(9):1095–1104.

6. Cowie MR, Anker SD, Cleland JGF, et al. Improving care for patients with acute heart failure: before, during and after hospitalization. ESC Heart Fail. 2014;1(2):110-145.Ambrosy AP, Fonarow GC, Butler J, et al. The global health and economic burden of hospitalizations for heart failure: lessons learned from hospitalized heart failure registries. J Am Coll Cardiol. 2014;63(12):1123-1133.

7. Costs and healthcare utilisation of patients with heart failure in Spain. BMC Health Services Research. Octubre 2020. Disponible en: https://bmchealthservres.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12913-020-05828-9#:~:text=Our%20study%20showed%20that%20in,of%20the%20total%20HF%20cost.

8. AstraZeneca PLP. Data on File. ID: REF – 74964. March 2020

9. NHS. Symptoms of heart failure. Available online at: https://www.nhs.uk/conditions/heart-failure/symptoms/.

10. Mayo Clinic. Symptoms of Heart Failure. Available online at: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/heart-failure/symptoms-causes/syc-20373142.

11. American Heart Association. Causes of heart failure. Available from: https://www.heart.org/en/health-topics/heart-failure/causes-and-risks-for-heart-failure/causes-of-heart-failure.

12. Savarese G, Lund LH. Global Public Health Burden of Heart Failure. Card Fail Rev. 2017 Apr;3(1):7-11.

13. He J, Shlipak M, Anderson A, et al. Risk Factors for Heart Failure in Patients With Chronic Kidney Disease: The CRIC (Chronic Renal Insufficiency Cohort) Study. J Am Heart Assoc. 2017;17;6(5):e005336

14. NHS. Heart failure treatment. Available at: https://www.nhs.uk/conditions/heart-failure/treatment/.

15. American Heart Association. Treatment Options for Heart Failure. Available from: https://www.heart.org/en/health-topics/heart-failure/treatment-options-for-heart-failure.

16. World Health Organization. Q&A on coronaviruses (COVID-19). Available at: https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/question-and-answers-hub/q-a-detail/q-a-coronaviruses

17. Sicras-Mainar A et al. Rev Esp Cardiol (eng Ed). 2020 Dec 27:S1885-5857(20)30521-1.

18. Instituto Nacional de Estadística (INE). Población residente por fecha, sexo y edad. Disponible en: https://www.ine.es