El comité multidisciplinar de pulmón analiza el itinerario ideal del paciente con cáncer de pulmón en el proyecto POLARIS

El Proyecto Polaris quiere mejorar el abordaje del paciente con cáncer de pulmón

  • AstraZeneca, con la colaboración de representantes de todas las áreas implicadas en el abordaje de estos pacientes, ha puesto en marcha el proyecto Polaris para buscar la mejora de la gestión clínica y la optimización del proceso asistencial del paciente con cáncer de pulmón (CP).
  • El proyecto Polaris se inició con una comisión asesora que analizó el itinerario ideal del paciente con CP y ahora continua con el análisis del mismo en varios hospitales piloto. En diciembre se iniciarán en el Hospital Gregorio Marañón, el Hospital Universitario de Burgos y el Hospital Universitario de Albacete, aunque se espera que más hospitales vayan sumándose al proyecto.

En España se estima que en 2021 se habrán diagnosticado más de 29.000 nuevos casos de cáncer de pulmón, lo que lo posiciona como el cuarto tumor más diagnosticado según datos de la Sociedad Española de Oncológica Médica (SEOM) 1. Este tipo de cáncer es una de las principales causas de muerte en España, con más de 22.000 fallecimientos en 20201, lo que hace de éste un problema de salud pública importante. Por este motivo, AstraZeneca, está impulsando el proyecto Polaris, para contribuir a la mejora de la gestión clínica y a la optimización del proceso asistencial del paciente con cáncer de pulmón.

“Transformar la experiencia del paciente y contribuir a optimizar la eficiencia hospitalaria es una de las principales aspiraciones que tenemos en AstraZeneca.  Polaris, además, busca facilitar la comunicación entre los profesionales sanitarios y el paciente permitiendo la mejora continua de la atención sanitaria”, explica Marta Moreno, Directora de Asuntos Corporativos y Acceso al Mercado de AstraZeneca. “Además, este proyecto pretende reflexionar sobre el modelo de gestión actual de atención al paciente cáncer de pulmón y proporcionar herramientas consensuadas que permitan aumentar la calidad de la asistencia sanitaria, la eficiencia y la rapidez en el tratamiento de la patología”.

Actualmente, el proyecto se está iniciando en el Hospital Gregorio Marañón, en el Hospital Universitario de Burgos y en el Hospital Universitario de Albacete, aunque se espera que otros hospitales vayan sumándose al proyecto en esta segunda fase.

Para contar con la visión de todas las áreas implicadas en el proceso asistencial de estos pacientes, en una primera fase del proyecto se organizó un comité asesor formado por los distintos especialistas que forman parte del comité multidisciplinar o están de alguna manera implicados en el calidad y la gestión asistencial del paciente con cáncer de pulmón. Las especialidades implicadas fueron: oncología médica, oncología radioterápica, neumología, cirugía torácica, anatomía patológica, radiología médica, medicina nuclear, farmacia hospitalaria, gestión sanitaria y calidad asistencial. Todos ellos han trabajado conjuntamente para llegar a un consenso sobre el itinerario ideal del paciente con cáncer de pulmón para posteriormente contrastarlo con el análisis realizado en los hospitales pilotos y proponer mejoras de optimización y medición de indicadores de calidad asistencial (KPIs) a implantar en los diferentes hospitales piloto.

El Dr. Alberto Fernández Villar, presidente de la Sociedade Galega de Patoloxía Respiratoria, miembro del área de Oncología y Técnicas de SEPAR y jefe de Servicio de Neumología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, señala que desde la visión del neumólogo las barreras son múltiples y varían mucho en función de cada área sanitaria. La principal es la demora para acceder a los diferentes profesionales que participan en el proceso y que puedan realizar las pruebas necesarias para hacer un diagnóstico o iniciar el tratamiento. “Lamentablemente, en muchas ocasiones se superan las recomendaciones de la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud. Un paciente puede necesitar entre 5 y 7 pruebas para que se pueda tomar una decisión apropiada para su plan terapéutico2, esto requiere una gestión individualizada y prioritaria, en la que el papel de las enfermeras gestoras de casos y los itinerarios asistenciales específicos son clave”. Otro problema, en la fase diagnóstica, “es la variabilidad de la presentación de la enfermedad y el cambio del perfil ‘tradicional’ del paciente, que hace que, en esta patología, que históricamente tenía un claro predominio masculino, el grado de sospecha sea menor en mujeres, lo que puede derivar en un diagnóstico en fases más avanzadas” .3

Para la oncóloga médico del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, Dra. Margarita Majem, en representación de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la principal limitación es que no todos los hospitales disponen de un circuito de diagnóstico rápido del cáncer de pulmón, “algo que facilitaría la entrada de los pacientes al sistema sanitario. Además, disponer de programas de screening facilitaría el acceso de los pacientes al diagnóstico precoz, y podrían contar así con mayores posibilidades de curación”.

Por su lado, el Dr. Felipe Couñago, Coordinador del Grupo Oncológico para el Estudio del Cáncer de Pulmón (GOECP) de SEOR y jefe Asociado de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, explica que en su área de trabajo la primera barrera se encuentra a la hora de estadificar. “El acceso a las pruebas de estadificación como la resonancia cerebral, el PET/TC, etc. es muy lento ahora mismo. Planificar el tratamiento de los pacientes con PET/TC nos ayuda a dar a estos pacientes un tratamiento de mayor precisión que al final redundan en poder dar más tasas de curación y menos efectos secundarios4”, señala.  Otro de los aspectos que se podría mejorar es la reducción de tiempos en las listas de espera. “Se tarda mucho desde la sospecha diagnóstica hasta que el paciente está diagnosticado y puede empezar un tratamiento”, explica el oncólogo radioterápico.

Para el Dr. Antonio Martínez Pozo, director del programa nacional de calidad en patología de la SEAP y jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Clínico de Barcelona, desde el punto de vista del patólogo las barreras más importantes son “el fracaso en la gestión correcta de las muestras y el acceso a biomarcadores de precisión. Es necesaria una actualización preanalítica en los servicios de anatomía patológica para gestionar eficazmente las muestras. Hay que garantizar el acceso universal e igualitario al análisis de calidad de los biomarcadores gestionado pensando en la optimización de las muestras”. Además, resalta que actualmente existe muy poca participación de patólogos en los programas de evaluación externa de la calidad en los servicios de anatomía patológica para asegurar la fiabilidad de las determinaciones de los biomarcadores, lo que puede llevar a fallos.

Comunicación y abordaje multidisciplinar

Otro de los puntos más importantes según el Dr. Florentino Hernando, presidente de la SECT y jefe del Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, “es que exista un abordaje multidisciplinar para unificar criterios y poner a disposición del paciente todo el conjunto de avances desde una visión global. Para ello es esencial que exista una comunicación diaria y fluida entre todos los integrantes de un comité multidisciplinar de pulmón, solo así se podrá construir la base de un buen manejo”.

El tiempo y el consenso entre todos los agentes implicados en el manejo de la patología son los aspectos fundamentales “para la excelencia del abordaje”. Polaris busca “proporcionar herramientas de soporte que permitan incorporar elementos de mejora que garanticen un proceso más ágil y coordinado entre los diferentes profesionales que intervienen en la atención al paciente” apunta Ramón Mel, director de Oncología de AstraZeneca. Pero para que todo esto tenga un reflejo real en la práctica clínica es necesario “comprobar de forma empírica cómo funciona este itinerario en cada uno de los hospitales y poder así adaptarlo y poder adecuarlo a cada caso particular. Solo así lograremos convertir una enfermedad de pronóstico grave en una enfermedad crónica y manejable, tratando en estadios más tempranos y abordarla de forma multidisciplinar en beneficio del paciente con cáncer de pulmón” finaliza.

Referencias:

1. SEOM. Las cifras del cáncer en España 2021. Disponible en: https://seom.org/images/Cifras_del_cancer_en_Espnaha_2021.pdf - último acceso: diciembre 2021

2. American Cancer Society. Pruebas para el cáncer de pulmón. Disponible en: https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-pulmon/deteccion-diagnostico-clasificacion-por-etapas/como-se-diagnostica.html último acceso: diciembre 2021

3. American Cancer Society. Estadísticas importantes sobre el cáncer de pulmón. Disponible en: https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-pulmon/acerca/estadisticas-clave.html último acceso: diciembre 2021

4. Radiological Society of North America. Cáncer pulmonar. Disponible en:  https://www.radiologyinfo.org/es/info/lung-cancer último acceso: diciembre 2021